Familia: Dictadura o Democracia

familia

FAMILIA, DICTADURA O DEMOCRACIA

Emilio Calatayud, Juez de Menores:

Familia Emilio Calatayud
Haz clic para leer su entrada del blog

Hoy he leído una entrada en el blog del Juez de Menores, Emilio Calatayud, donde sigue hablando sobre los problemas familiares. Según él “los padres empezamos a perder el pulso con nuestros hijos cuando nos empeñamos en preguntarles todo: ¿Qué quieres comer, hijo? ¿A dónde quieres ir de vacaciones, hijo? ¿Quieres ir al cine? ¿Qué cadena de televisión quieres ver?, ¿Qué ropa quieres? etc.La familia no tiene que ser una dictadura, pero tampoco es una democracia. Si siempre pedimos la opinión a nuestros hijos, el día que se nos olvide puede que se enfaden y nos monten una revolución o dos. Y, claro, si ya tienen 17 años y miden 1,90 pues es complicado… Sentido común”:

Hace mucho tiempo que empecé a escuchar a este juez, siempre me ha parecido muy coherente y sensato todo lo que le escuchaba. Pero en esta última entrada tengo que decir, que creo que no tiene razón.

 

Familia, Dictadura o democracia. Mi familia no es ni una dictadura ni una democracia

Desde que llegó el primer enano a nuestra vida, Adrián, hemos ido aprendiendo cómo es esto de educar, ya que ningún niño viene con un libro de instrucciones bajo el brazo. Supongo que no somos los únicos a los que les ha pasado.

Y esto de mantener la serenidad dentro de la familia se va complicando según van cumpliendo años. Porque como dice el Sr. Calatayud, hay veces que se convierten en auténticos tiranos. Pero no creo que la solución para evitarlo sea estar los padres a un nivel superior al de los niños. Aunque también es cierto, que hay que controlar que no sean los hijos los que se “suban a la chepa” de los padres.

Yo no considero que mi familia sea ni una democracia ni mucho menos una dictadura. Es más, no tengo ningún adjetivo que ponerle, simplemente intentamos que sea simplemente eso, una familia, que no es poco.

¿Y qué es una familia? Según la RAE, familia significa: “Grupo de personas formado por una pareja (normalmente unida por lazos legales o religiosos), que convive y tiene un proyecto de vida en común, y sus hijos, cuando los tienen“. Para mi que se queda un poco corta la definición. Pero en algo si acierta: en que es un “proyecto de vida en común“.

 

Proyecto de vida en común

Mi marido y yo siempre buscamos lo mejor para nosotros y para nuestros hijos, lógico ¿no?.

Y durante toda esa búsqueda ha habido cambios de colegio, cambios de vivienda, cambios de ciudad, cambios de provincia… cambios y más cambios. Y a todos estos cambios siempre nos preguntaban “¿y los niños, cómo lo llevan?” quizá todo el mundo piensa que los tenemos traumatizados… porque se podría entender que cambiar en un mismo año dos veces de colegio puede suponer un trastorno para ellos. Pues ya os adelanto que no.

Siempre, antes de cualquier cambio hacemos algo a lo que el Sr. Calatayud achaca como un motivo para que tus hijos se conviertan en unos tiranos en el futuro, y es preguntarles a nuestros hijos su opinión al respecto.

¿Por qué? Porque como dice la definición, esta familia busca un proyecto en común, en común para los cuatro, no solo para nosotros dos, por tanto su opinión también cuenta.

Así que, cuando planeamos “algún plan” siempre les preguntamos a los niños qué les parece.

 

¿Qué pasa si nos dicen que no están de acuerdo?

Seguro que estás pensando qué pasa si los niños dicen que no…

Aquí es donde entra en juego la psicología, que se supone que nosotros tenemos más que ellos ;).

Siempre les decimos a los niños que no sirve de nada pelearse y querer conseguir las cosas a la fuerza, que es preferible la negociación. Y eso es lo que hacemos con ellos, negociamos. Todos opinamos, todos hablamos de los pros y los contras, y al final llegamos a una conclusión. No es democracia, no votamos, dialogamos, y a veces se ha dado el caso de que ellos ven las cosas desde otro punto de vista que a nosotros se nos escapa y al final tienen razón, pero para eso, hay que escucharles, no imponerse por el simple hecho de que son niños.

Así que, Sr. Emilio Calatayud, tiene mucha razón en muchas cosas, pero esta vez, creo que se equivoca.

 

Para despedirme te dejo con estos 3 minutos del Juez donde nos habla de la magnífica experiencia de tener hijos, para que te sonrías un poco:

 

Inicio

 

 

Familias decorar con vertbaudet

Déjame tu comentario ¡gracias!!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.